lundi 20 février 2012

EL CONDE DE RAOUSSET-BOULBON Y LA EXPEDICIÓN DE SONORA, CAPÍTULO VII



VII


La correspondencia del señor Dillon con el señor Levasseur, Ministro de Francia en México, dio como resultado lo siguiente: las minas de Arizona, una vez famosas, pero desde hace mucho tiempo abandonadas a causa de los ataques de los apaches, podría tentar la codicia de una empresa mexicana o extranjera. Hacer la concesión a una empresa franco-mexicana con la misión de combatir a los apaches, tal fue el tema sobre el cual se tramó el plan de la Compañía Restauradora. Contando con el apoyo del señor Dillon, Gaston fue a México el 17 de febrero 1852. Después de permanecer dos meses en esta capital, obtuvo una concesión del presidente Mariano Arista. La casa Jecker & Torre, interesada en la compañía, proporcionó los fondos necesarios para la explotación, a condición de que el señor Raousset se presentara en el menor tiempo posible en Guaymas, Sonora, con una compañía francesa armada y equipada para la guerra. Esta cláusula tan particular es aún menos sorprendente que la que estipulaba que los nuevos pobladores tuvieran que intercambiar tiros con los apaches. La Compañía Restauradora acordó proporcionarse suministros de Guaymas o de Sáric. Detrás de la intención de excavar las rocas de su escondite de Arizona ya la idea de colonizar Sonora para abrir las llanuras a la inmigración de todo quien no fuera anglosajón. Se ha dicho ya que el gobierno francés, descontento con sus relaciones con Washington, no miraba mal a cualquier proyecto que pusiera, aunque sea un poco, en problemas al Tío Sam. Si es así, ¿por qué, más tarde, de Raousset si no contó con apoyo (más o menos directo) en el intervalo transcurrido entre la primera expedición y la segunda? ¿por qué se dio de bruces con la puerta tantas veces, junto al autor de este libro, en las oficinas de correos, a donde fue a buscar las noticias que tanto esperaba desde Francia o de cualquier otra parte?... Pero no nos adelantemos, vamos a decir que el señor Levasseur fue uno de los accionistas más celosos de la Compañía Restauradora y el señor Dillon parecía bogar en compañía de estos señores. Sabíamos que el señor Levasseur, Ministro de Francia en la Ciudad de México, había dado cartas de recomendación al señor de Raousset para el cónsul de Francia en San Francisco. Esto es derribar un muro ya en ruinas. Para el Oficial Consular Guaymas, llamado, Pepe Calvo no era solo alimentar una traición hacia el general Blanco, jefe militar de la provincia de Sonora; era recomendar a un enemigo. Para el señor Cubillas, gobernador civil interino era enviarle otro enemigo, que combinaba todas las perfidias de sus compatriotas, y vamos a publicar más tarde una proclama en nombre de los franceses Cocóspera... Todo esto, sin en modo alguno incriminar a la buena fe del señor Levasseur, que podría haber estado tan engañado como su protegido.

Dejo aquí unas pocas líneas de la correspondencia del señor de Raousset.  Ya vemos que su carácter fogoso se deja llevar por grandes esperanzas:

México, 4 de abril de 1852. 
«Mi querido E...

«Hay una provincia al norte de México tan grande como dos tercios de Francia, se atravesada por altas montañas y poblado de cerca de cien mil habitantes. La opinión pública y la tradición dicen maravillas sobre las minas de oro y plata contenidas en estas montañas. Pero numerosas tribus guerreras de indios defienden estas sierras misteriosas... Es Sonora.... 
«Hace casi un año un solo pensamiento me ocupa y he dedicado mi vida a su ejecución... conquistar las minas de los indios de Sonora. Cuando, triste y solo, vagando a través de California, me ganaba el pan dolorosamente, llevaba dentro de mí la idea de la conquista. Yo no soy, y estoy orgulloso, de aquellos cuya espíritu se degrada cuando decrece su riqueza. Desde los primeros días de mi llegada a California, yo sentía que solo podía levantarme de un golpe, y me decidí a probar una de estas grandes aventuras que llevan al éxito o a la muerte. Las circunstancias, el azar y mi propia búsqueda, me pusieron en relación con hombres que compartían mis ideas y que están dispuestos a ayudarme: buenas personas de buen corazón que carecían de una cabeza, que se me han entregado como yo me entrego a ellos.
«Estas minas no me interesan solo a mí. Algunos intentos ya se han hecho, pero todos se han rendido después de dar los primeros pasos. Allá me esperan... No me emocionan las partidas precipitadas: las minas de Sonora siguen vírgenes y soy yo a quien ellas esperan.

«Pasado mañana me regreso a California, y cuando recibas esta carta, yo ya estaré a la cabeza de doscientos hombres organizados y disciplinados... A finales de mayo llegaremos a la tierra prometida, y veinticinco días de caminata nos llevarán al pie de las montañas donde dormitan las minas de oro. Tengo armas, caballos, cañones, comida, etc... Mi expedición es apoyada por poderosos capitalistas, el gobierno y la simpatía de todo México. Tengo títulos en regla me aseguran para mí y para mis compañeros la propiedad de la mitad de todas las tierras, las minas y los placeres donde voy a clavar mi bandera. El rango de estas concesiones es limitado tan solo por los alcances de mi compañía. 
«A esta hora, mi querido E., la suerte está echada, y me voy: si tengo éxito, puedo esperar una gran fortuna si no, voy a terminar por lo menos con una catástrofe digna de mí. 
«Adiós...
«Gaston.»

¿Es este el lenguaje de un filibustero... o un hombre que cree de buena fe en la honestidad de aquellos con los que ha contratado? Veremos más adelante que Gaston desenvainó su espada solo para defenderse de la traición de las autoridades mexicanas, y la usó por derecho legítimo.

De vuelta en San Francisco, Gaston reunió sin dificultad una compañía de doscientos cincuenta hombres que, armados de pies a cabeza, a los que dotó de rangos más o menos reales, como ya lo veremos más tarde. El Archibald Gracie desembarcó en Guaymas en los primeros días de junio de 1852. El pequeño grupo fue muy bien recibido por los sonorenses de Guaymas, que hicieron sonar las campanas e hicieron un millar de otras manifestaciones.

Es característico de los mexicanos llamar a los extranjeros para recibirlos bien, y después traicionarlos. Esta misma historia es una prueba, como lo es también la del Coronel Crabb, cruelmente masacrado en Caborca, y como lo es la de otra expedición, organizada después por mí en San Francisco a petición de los generales Álvarez y Comonfort en contra de Santa Anna. Los generales se negaron a pagar las cuotas de mi expedición después de la expulsión del presidente de la pata de palo. Afortunadamente, los ministros de Estados Unidos en México han defendido con valentía los derechos en disputa en esta circunstancia, aunque el asunto sigue siendo una cuenta sin pagar.

Después de pasar la revisión de sus hombres, el señor Raousset fue al refugio preparado para ellos, entonces en un cálido discurso, hizo hincapié en los beneficios que surgirían de la expedición.

«Lo que yo querría», dijo, «es no solo su felicidad de todos ustedes, sino la de los franceses que, a partir de ahora, se podrán unir a nosotros. Ustedes sufrían en California, aquí tienen la posibilidad de ser felices. ¿Qué es lo que arriesgamos...?

«No les faltará nada. La Compañía Restauradora suplirá todas sus necesidades y compartiremos con ella la posesión de las ricas tierras. ¿Piensan que sin ninguna razón la compañía hace todos estos gastos? ¿Creen que los capitalistas exponen su dinero en bienes imaginarios?... Por la enormidad de los costos, imagínense la riqueza, de la cual ustedes tendrán la mitad. Para que la expedición tenga éxito de es necesario que haya unión y confianza. Ustedes no me acusarán de avaricia, porque les dejo libres de fijar mi parte. Si es demasiado fuerte, lo sabré decir, si es demasiado baja, me callaré. Cuenten conmigo como yo cuento con ustedes; tengan fe en mis palabras, y confianza en la lealtad de mis acciones.»

Todo era color de rosa, a excepción de las autoridades, que se mantenían frías. Ante la vista de los cañones del señor De Raousset, algunos funcionarios mexicanos sarcásticamente le preguntaron si planeaba perseguir a los apaches con cañones. El general Miguel Blanco, advertido de esta llegada y de este desembarco militar, comenzó por dar a las tropas francesas la orden de mantenerse en Guaymas hasta nuevo aviso. Nuestros galos en ese momento comenzaron a dedicarse a la adoración de Baco y de las Gracias. Esto es lo que Gaston escribió:

«...Estamos en Guaymas. Mis hombres estaban alojados en una casa grande con un patio. (Todas son así.) Los reuní allí y les di sin duda el mejor discurso que he dado en mi vida. Ahora bien, si he de creer un boletín que he recibido en San Francisco, les he dado buenas nuevas. Salieron entusiasmados y bebieron a mi salud; dos horas después era difícil decidir cuál de ellos estaba menos borracho. Afortunadamente, a los francés rara vez les viene mal el vino; nos hace alegres y cariñosos. Esta sobriedad se mantuvo cuidadosamente durante tres días.
«Las autoridades habían descargado sobre mí la tarea de mantener el orden. Patrullas regulares recorren la ciudad de noche y día y recogen a los borrachos escandalosos. Hay que notar que las patrullas estaban tan borrachas como la comuna de los mártires, pero hemos exaltado tanto en esta gente el sentido del deber, que aun en la embriaguez se mantenían convencidos.
«¡Qué episodios tan encantadores hay que contar sobre este viaje a Guaymas! Te dejo adivinar si mis galos han hecho sus caprichos entre las mexicanas! Conozco uno, un pícaro muy guapo, ex oficial de suboficiales de lanceros, que con algunos amigos bebió hasta la última botella de una tienda de licores cuya dueña había demostrado que a ella también le gustaba él. D'Artagnan se contentaba con algunos polluelos de la hermosa Madeleine!... Encontré en Guaymas, la raza desperdigada, taberneros complacientes. Uno de estos valientes tenía una mujer que le hizo compartir su entusiasmo por los franceses hasta el punto de extender el crédito a toda la Compañía. Todos no se han beneficiado, pero en veinticuatro horas a nuestro hombre vendió 500 francos en tragos. Si no consumimos más, es porque tuvo la desafortunada idea de mostrarnos la cuenta. ¡Los consumidores le dieron sus firmas!
«Hay de todo en estos días. Ventanas escaladas, maridos desafortunados, duelos, funerales, bailes, representaciones teatrales, y sobre todo un montón de ollas rotas y sin olvidar mis camisas-de-lana, que un día, muy galantemente gastaron un billete de mil francos .
«Pero no hay que olvidar que la autoridad seguía viva y absoluta en medio de este lío. Uno de los hombres, probablemente borracho, se negó a pagar después de beber. Sus compañeros vinieron a mí a informarme que había dicho: "¡Bah! somos los dueños de este país, nosotros no pagamos!" Era la oportunidad de poner un ejemplo. A la mañana siguiente, ante toda la compañía, bajo las armas, degradé y expulsé humillantemente a este hombre. Era belga... 
«G. R.»

Esta furia francesa podría ser del gusto de las señoritas, que allá había, con respecto a los hombres, una proporción de siete para cada uno, pero al final ensombrecía un poco a los caballeros en sarape, que podría ver a los recién llegados como rivales en la gloria y el amor. Desde los primeros días, las autoridades sonorenses declararon una guerra de retrasos y de reticencias. Los reclamos del conde de Raousset fueron respondidos solo por una carta del señor Levasseur desde la Ciudad de México, el 13 de julio, la cual dice lo siguiente:
«Si el general se hubiera acordado de lo que tuve el honor de decirle unos días antes de su salida de México, en lugar de alarmarse debía haberle dado la bienvenida, y sin perder tiempo, los debería haber enviado en vanguardia contra los bárbaros con dirección a Arizona, el objetivo y el propósito de la compañía. Pensé que me entendió, pero estaba equivocado.»
Vemos hasta donde llegan los caprichos de las autoridades de Sonora, ¡así es como entienden la regeneración de este hermoso país y el respeto debido a los convenios más sagrados! Antes de involucrarnos en la narración de los acontecimientos que siguen, será útil reproducir el siguiente extracto de una correspondencia del conde de Raousset-Boulbon:
«Es un triste espectáculo ver estas hermosas llanuras en el silencio de la soledad, estos ranchos vacíos y en ruinas, estos pueblos cuyas paredes están por los suelos, las iglesias, incluso, despojadas de sus sacerdotes, esta gente miserable y estupefacta, estos presidios donde unos pocos soldados harapientos y temblorosos representan a los orgullosos castellanos del pasado, los descendientes de los compañeros de Cortés. De la prosperidad que prevalecía hace cuarenta años, solo la memoria sobrevive, y con esta continúa el respeto hacia aquellos a quienes se les debe. Las poblaciones de estas fronteras lamentables no olvidan que deben su antigua seguridad al vigor del gobierno español. En vano ahora piden a sus estúpidos sucesores virreyes. Toda comparación entre las dos potencias lleva a amargas recriminaciones en contra de México.
«Se puede ir incluso al corazón de la región y pasar por espacios de ochenta a cien millas y encontrar apenas una granja medio demolida, cuyos desafortunados moradores solo existen por el olvido de los indios. Crían ganado y caballos salvajes, pero los apaches se roban la mayor parte. La tierra está sin cultivar, y en ninguna parte la mano del hombre deja rastro en estos espacios sin horizonte. Al Norte en un tramo de ocho a diez grados superficiales, no hay ni un habitante. Bandas de caballos y vacas salvajes, restos de rebaños de ganado abandonado por la generación anterior, ruinas de casas de fortalezas, ruinas de iglesias, ruinas de aldeas, ¡y alrededor de este desierto, ruinas de hombres que tiemblan y de mujeres que lloran!»

El orden reina de tal manera en México, las convenciones y los tratados son tan respetados por las autoridades superiores que en el momento mismo en que el presidente Arista honró de su aprobación la formación de la Compañía Restauradora y le dio a esta el privilegio de las minas de Arizona, otra empresa de rival se organizó en las sombras. Era la Compañía Bolton y Barón, concebida por dos banqueros de San Francisco y avalada por el general Blanco, el gobernador Cubillas, el señor Aguilar, las autoridades civiles y militares de Sonora, y por el señor Calvo, de triste memoria, quien tan bien representó a Francia al final del episodio en Guaymas... En fin, la compañía rival era apoyada por todos aquellos a quienes el señor Levasseur, demasiado confiado, había recomendado al señor De Raousset.

Los planes para estos traidores era muy transparentes: cansar a la compañía francesa reteniéndola en Guaymas, preparar así, poco a poco, su disolución, aprovechar ese tiempo para llegar a las minas con un título ilegal, etc. etc. Se intentó de mil maneras desorganizar la compañía, y Dios sabe que este trabajo es fácil para hombres traidores, conscientes de las debilidades del carácter francés; compraron  a unos, calumniaron a otros, incitaron los celos y la vanidad de los soldados contra sus oficiales, hicieron que surgieran sospechas de egoísmo y ambición acerca del jefe de la expedición. Tal fue el conjunto de maniobras a las que recurrieron los miembros de la nueva compañía.
Gaston fue a Hermosillo a entrevistarse con estas desleales autoridades, así se enteró de lo que estaba ocurriendo en Guaymas, pero dejemos que hable por sí mismo:
«Yo estaba en Hermosillo; preocupado por no tener noticias de mis voluntarios, hice partir a uno de los hombres de mi escolta con una carta. Al día siguiente, mi soldado volvió a mí todos pálido y desolado. Su informe fue lamentable. Ya no había jefes, ni soldados, ni disciplina. Solo se escuchaban maldiciones; era un motín. Una hora más tarde, me lancé al galope por el camino a Guaymas.
«La compañía estaba acampada de manera desaliñada cerca de un rancho llamado La Poza. Los jefes y soldados estaban en completo desorden, dos carruajes se rompieron y fueron abandonados, los nadie atendía a los enfermos, algunos habían arrojado sus armas. Se hablaba, se vociferaba, algunos exigían que hubiera elecciones. Alguien había elaborado todo un manifiesto de cuatro páginas que una delegación me iba a presentar. Era toda una linda anarquía.
«Tuve la mala suerte, mi amigo, de tener abogados y antiguos notarios entre mis voluntarios. Como no preví mis dificultades con el gobierno mexicano había permitido un poco de todo. Debería haber admitido solo a exsoldados.
«Los agitadores eran uno llamado D... C..., ex-abogado, un cometido exsocialista cobarde, un sastre, un exreservista y otros de la misma estofa. El caso era grave. Había que reformar a todos los jefes que yo había designado y aceptar el sistema de sufragios.
«Recibí la denuncia firmada por toda la Compañía, le contesté que le haría saber más tarde mi determinación, hizo ahí mismo sonar la asamblea. Empresa en orden de batalla, cada oficial a mis órdenes volvió a ocupar su mando asignado, y todos se pusieron en filas, a paso militar, como si nada hubiera sucedido.
«Caminamos por una noche magnífica; fue como un paseo. Sin embargo, esta última etapa, que terminó siendo un viaje desastroso, tuvo también sus accidentes. Una de mis piezas de campaña, atada detrás de un carruaje, chocó contra un tronco, y se averió de forma que ya no pudo continuar. Yo la remolqué con mi caballo y un lazo hasta el rancho que acabábamos de dejar. Es sin mostrar pena y actuando así que uno puede lograr controlar las naturalezas violentas que no admiten freno sin aceptarlo por voluntad plena, y que se desembarazan del mismo tan pronto como sienten que se debilita la mano que las gobierna.
«Era de noche, el campo era un páramo, accidentado de una vegetación excepcional: arbustos cuyas raíces muerden las piedras, cuyas frondas se alimentan del sol. En primer plano, bultos de todas las formas, los enfermos en la cama, un hombre moribundo...
A la izquierda, una carroza destrozada y otras carrozas en movimiento o recibiendo cargamentos nuevos. Entonces, de repente llegan varios coches escoltados por jinetes mexicanos, con trajes muy pintorescos. Era el gobernador y su familia que iban a Guaymas.
«La escena era iluminada por el resplandor de una hoguera encendida por el campamento de los hombres destinados a permanecer allí, hasta que pudiéramos venir a retirar todos los objetos que la columna se vio obligada a dejar atrás. Caballos, mulas, herraduras, armas, uniformes, ropas, coches elegantes, las caras de los ladrones, las cabezas de las mujeres, ollas al fuego, la sombra, el fuego, una vegetación trenzada y grotesca; todo esto haría un cuadro interesante... Me gusta más que una rúa de la Cámara de Diputados.
«En Hermosillo, les hice justicia a mis revoltosos de pacotilla. La mañana posterior a nuestra llegada, decidí actuar enérgicamente, ordené, si no su desarme, por lo menos algo equivalente a este. La orden fue dada de llevar las armas a un salón asignado para dejarlas allí. Se obedeció. la segunda sección pareció querer resistir, fui yo mismo a sus dormitorios y les exigí las armas. No vacilaron mucho. Me las dieron en silencio. A partir de ese momento, seguido fielmente con el apoyo de unos cuantos hombres resueltos, me preparé a castigar, por fuerza, toda tentativa de resistencia.
«Nuestros abogados no se consideraban vencidos y recomenzaron sus intrigas. Se me advirtió una mañana, cerca de las seis; llegué al antiguo hostal de las Monedas, donde los voluntarios estaban encuartelados y los combatí:
«¡Hay algunos entre ustedes», grité cuando todo el mundo estaba allí reunido, «que no los traicionarían mejor ni aunque fueran pagados por el enemigo! ¡Las quejas que se me han hecho son obra de unos pocos alborotadores, y que ustedes las han firmado por debilidad! Hay entre ustedes un hombre que me ha calumniado personalmente. Ese hombre es usted, señor D... ¡Salga de las filas!
«Usted ha dicho que Arizona era una mentira, —aquí están los títulos de propiedad—. Usted ha dicho que no iríamos a las minas, ¡aquí está un tratado que demuestra que treinta mil raciones están esperándonos en Sáric, a pocos kilómetros de la Sierra! ¡Usted me ha calumniado, señor! ¡Usted ha desgastado el espíritu de sus compañeros, usted ha mentido en todos los aspectos! Como líder de la expedición, lo expulso de una compañía de la que usted no es digno; como un hombre, exijo de usted una disculpa formal o restitución con las armas. ¡Usted elija!
«Se puede adivinar lo que siguió a esto, mi amigo. Con D..., expulsado en compañía de otros de su tipo, la Compañía se encontró más fuerte, más unida, más disciplinada que antes de esta prueba.»
También hay que mencionar la siguiente carta:

«Al señor Dillon, cónsul de Francia en San Francisco.
«Señor, 
«Aprovecho la ocasión del regreso del señor de M... a California para cumplir mi promesa.
«Estoy aquí en Hermosillo. Hace mucho tiempo que la Compañía debía estar en las montañas de Arizona, sin este tipo de obstáculos que yo jamás imaginé. Los hombres que componen el Gobierno local, incluido el comandante general, quisieron tomar posesión de las minas de las que la Compañía que me ha enviado posee un título legal. Mientras que la fuerza de la cual dispongo y el estado miserable de la administración y la organización militar de la provincia me han permitido seguir adelante, he querido dar una prueba de mi profundo respeto por las leyes del país, por las autoridades y por las sensibilidades nacionales. Finalmente, después de una estancia de un mes en Guaymas, después de muchos viajes y muchas acciones, terminé por obtener la autorización de ir a Arizona. Ahora vamos en camino.
«La condición de la Compañía es excelente y tengo la máxima confianza en el futuro; he venido a explorar Sonora. Se oyen un montón de historias necias sobre nosotros; no las crea. Solo esta carta dice la verdad. Las dificultades que encontré me obligaron a separarme de la Compañía. Durante mi ausencia, su orden, su gobierno, su autoridad, todo estaba en peligro. Cuando la columna se ha formó en línea de marcha, enervados por un mes de reposo absoluto, puestos en un camino sinuoso, los hombres responsables en mi ausencia no han comprendido ni ejecutado mis instrucciones. El orden, la obediencia, la autoridad, todo desapareció. Pero tenga por seguro, señor, volví a ellos, y media hora después de mi llegada el orden fue restaurado. Ahora todo va perfectamente. Mi empresa tiene más de doscientos hombres organizados, disciplinados y armados en el estilo militar. Mi presencia es requerida en otro lugar. Mis franceses y yo estamos en nuestro elemento.
«Es un país extraño este, señor; la ley, la decencia pública, no son nada aquí. La compañía formada para privarnos de nuestra propiedad cuenta entre sus miembros al gobernador, al comandante militar, los dos jueces del tribunal de minas, dos diputados de la oposición, etc., etc. De mi parte tengo a un exgobernador, pero estoy seguro de que él está interesado en ambas empresas. No obstante, mi título es bueno. Estos señores han entendido que era imposible hacernos retroceder. Ellos tomaron su partido, y habiendo cesado toda resistencia, voy a tomar posesión plena de las minas concedidas.
«Usted conoce el resto, señor. Usted sabrá considerar la absurdidad de los rumores. Tanto se ha dicho, en Guaymas, a la hora de la llegada de la Compañía en Hermosillo, que algunos necios, presas del pánico, volvieron a California, en lugar de unirse a mí.

«El resto de la Sociedad de Pindray está todavía en Cocóspera bajo el mando del señor Lachapelle. 
«Tengo el honor, etc.
«G. De Raousset.»

Si los franceses habían entrado en voz baja y suavemente en Hermosillo, salieron con toda la parafernalia y el fragor de la guerra: el clarín sonó, las armas volvieron a aparecer y la artillería hizo resonar los muros de la ciudad. Gaston comenzó por resistirse a las órdenes del general Blanco con buena razón, pues Blanco había trazado una ruta intransitable durante la temporada de lluvias, con el consentimiento de los residentes. Iba a Sáric por los llanos, cuando en Pueblo de Santa Ana un ayudante de campo del general vino a darle la orden de presentarse inmediatamente en Arizpe, en compañía del coronel Giménez. Este último era un oficial mexicano, representante de la Compañía Restauradora responsable de apoyar al señor Raousset en Arizona, de ayudarlo en cualquier circunstancia, y salvaguardar los intereses de la empresa. Vamos a ver cómo este emisario realizó su tarea, y cómo se las arregló para obtener las simpatías de los hipócritas con los que hizo causa común. En apariencia estaba en la compañía del señor Raousset, mientras en realidad estaba con la otra compañía. Cobarde, maquinador, traicionero, ergotista, afeminado, etc., así lo describió el señor De Raousset en su primera campaña. Esta especie de coronel insistió mucho en que el señor Raousset debía presentarse en Arizpe, de hecho, una vez que su líder preso, los franceses no serían una amenaza. Toda la Compañía se opuso a la salida de Gaston, quien, sin embargo, persistió en su intención de ceder una última vez a los deseos del general, y escribió las siguientes líneas al señor Levasseur, en México:

«Es por usted, señor ministro, por su bien, que me tomo en serio una autoridad arbitraria, inicua, despreciable, prostituida a los intereses personales.
«Puede contar conmigo, señor, para hacer respetar y estimar el nombre francés, es por eso que voy a Arizpe. No quiero dejar a estos hombres ni siquiera la sombra de un pretexto para insultar al gran nombre de Francia que llevamos con nosotros.
«Estoy rodeado de trampas, de intrigas, de traiciones, y, por respeto a usted, señor Ministro, yo me lanzo en medio de aquellos que quieren destruirme.
«Si vuelvo de Arizpe, lo que pueda suceder más adelante, usted comprenderá que es porque la paciencia y la resignación tienen límites. Si no regreso, recoja los nombres de mis compañeros, y que Francia cobre a México sus intereses perdidos.»

Se fue, y en su camino encontró el valle de Cocóspera donde languidecían los restos de la colonia francesa que le precedieron en Sonora. Su actual comandante, el señor de Lachapelle, no se había hecho grandes ilusiones sobre la mala voluntad de las autoridades sonorenses. Al no poder obtener las subvenciones prometidas, valientemente tomó el partido de ir con su pequeña fuerza a explorar el interior del país de los apaches, y verificar los muchos rumores que circulaban en México y California, sobre las fabulosas riquezas de esta región.

Dos mexicanos, después de catorce años de cautiverio, habían escapado de sus captores; vinieron y se postraron a sus pies, rogándole que los tomara como guías. Dijeron que la historia de la Plancha de Plata no era una fábula, y nuestros compatriotas estaban más persuadidos por el hecho de que, en sus enfrentamientos con los apaches, a menudo eran atacados por sus proyectiles de plata, a falta de balas de plomo, seguramente. Se trataba, pues de un número de ochenta hombres, bien montados, bien equipados, varados en el desierto, cuando Gaston llegó a encontrarlos; les expuso la vergüenza de su situación y les pidió su ayuda. Los cocospereños no dudaron un momento. Se unieron a la bandera de Gaston, que desde entonces podría contar con una pequeña caballería, y partió para Sáric, donde acampaba la compañía. El gobernador civil, el señor Cubillas advertido de lo que estaba pasando, envió de inmediato al jefe de Cocóspera la siguiente nota:

«Para el señor Lachapelle, en Sáric,
«Gobierno Supremo del Estado de Sonora: 
«Este gobierno está consciente de que usted y los colonos franceses de Cocóspera, olvidándose de los beneficios de los que usted ha gozado y de los gastos efectuados por el Estado para ayudarle, ha dejado el valle de Cocóspera para reunirse a la compañía de Raousset-Boulbon sin nuestro permiso, sin dar aviso a la prefectura de San Ignacio, de la cual depende, y creemos que es nuestro deber decirle formalmente que si, al recibir esta nota usted y sus compañeros no regresan de inmediato a su primera resolución, y no vuelven al pueblo de Cocóspera, perderán los derechos de las tierras y de los bienes de los que han estado en posesión; esta medida se basa en la violación de las cláusulas estipuladas en el tratado del 3 de marzo pasado en favor de la compañía de Cocóspera. Lleno de confianza en su inteligencia y lealtad, le ruego que crea en mi más alta consideración. 
«Dios y libertad.
«14 de septiembre de 1852.
«Fernando Cubillas.
«Joaquín. V. Urai, secretario.»

Los cocospereños no le pusieron atención a las amenaza de estas personas fuera de la ley que siempre habían roto sus compromisos con la colonia. Gaston renunció de inmediato al viaje a Arizpe y escribió así al general:

«Cocóspera, 20 de agosto de 1852.
«al señor general Blanco.
«General, 
«A veinticinco leguas de Arizpe, una enfermedad que es difícil para los europeos, y el envío de un mensajero proveniente de Tubutama, me obligan a retroceder a Sáric, donde mi presencia es absolutamente necesaria. Lamento los inconvenientes que me privan del placer de verlo y hablar con usted personalmente, no solo de los grandes intereses en los que me encuentro involucrado, sino también sobre las importantes comunicaciones que he tenido el honor de hacerle en mi primera carta.
«Usted ya está bien informado de la finalidad en Sonora de la Compañía que comando. La alta protección del señor ministro de Francia nos sirve de garantía. La pureza de nuestras intenciones no puede caer bajo ninguna sospecha. Por lo tanto, no se debe a esto que usted quiera verme y oírme. No puede haber ninguna duda en la mente del Comandante General sobre la situación en Sonora de los extranjeros que me acompañan.
«Impedido de presentarme yo mismo ante usted, tengo el honor de enviarle uno de mis compañeros, el señor Garnier, investido de poder en todo lo que nos ocupa. El señor Garnier, conoce tanto como yo los sentimientos y los intereses de la compañía francesa. Él puede responder a todas sus preguntas, resolver todas las dificultades, hacer todas las transacciones. En una palabra, general, que se presente el señor Garnier o que me presente yo, el resultado es el mismo para el comandante general y para nosotros. El señor Garnier, repito, está investido de todas mis fuerzas y sus compromisos serán los míos.
«El señor coronel Giménez, representa a la Compañía Restauradora y le dará a conocer el tratado que me compromete con esta empresa; en él encontrará una nueva prueba de la sencillez de nuestras intenciones y la necesidad de nuestras armas, si las cartas del ministro de Francia pudieran permitir la menor duda.
«El coronel Giménez tiene más calidad que yo, general, para hacerse cargo de los asuntos de la Compañía Restauradora y aceptar los acuerdos que le convengan: yo soy y siempre he estado en completo acuerdo con el coronel en todos los asuntos que tocan los intereses que nos son confiados.
«Le suplico, general, que recuerde que estamos a pocas leguas de Arizona, que tenemos un título legal a la posesión de esta mina, y, aunque podríamos ver el término y la recompensa de nuestro trabajo, permanecemos varados al pie de la Sierra, en espera de su permiso para entrar. Usted no querrá, general, prolongar esta situación que es tan dolorosa como desalentadora. Nuestro objetivo, nuestras intenciones son claras, nuestros intereses están definidos; el regreso del señor Garnier nos llevará, en mi opinión, el levantamiento de las restricciones subsistentes.
«Reciba, general, etc.
«Conde de Raousset-Boulbon. »
Pronto veremos si Gaston pasaría mucho tiempo en perfecto acuerdo con el traidor Giménez. Apenas regresó a Sáric, encontró su mundo en la más profunda agitación, todos estos retrasos, todas estas dificultades, las privaciones, las conversaciones sin fin, acosaban a la Compañía que, además, empleaba su tiempo en pulir las armas, fabricar balas y cartuchos, y a montar los cañones.
En la noche del 28 de agosto un mensajero del general trajo de Arizpe una carta del señor Garnier con el siguiente ultimátum:

«Se ordena», dijo:
«Primero: Dar consentimiento a la desnacionalización, es decir, hacernos soldados mexicanos, sin goce de sueldo, bajo el mando del general de división, con usted como capitán. En estas condiciones, podemos entrar a Arizona, explorar las minas, tomar posesión y explotarlas;

«Segundo: Otra opción es aceptar para cada uno de nosotros una tarjeta de seguridad con la que podremos circular en Sonora, hacia Arizona, pero sin tomar posesión de ninguna mina, lugar o tierra, ya que se nos considera extranjeros, y como tales, incapaces de poseer tierras, en virtud de una ley antigua del país. Y, sin embargo, mediante la adopción de estas tarjetas de seguridad, nos sería prohibido movernos de este lugar en el que estamos hasta la llegada de dichas cartas de seguridad desde la Ciudad de México;

«Tercero: La última opción es reducir la Compañía a cincuenta hombres, con un jefe mexicano a su cargo. En este último caso, se le permitiría marchar de inmediato a Arizona a reconocer las minas, reclamarlas y tomar posesión de ellas en nombre de la Compañía Restauradora.»

Aliado fiel, el señor Giménez aconsejó encarecidamente la adopción de esta última alternativa. Gaston de inmediato tuvo que luchar contra todos estos desdichados que habían sufrido durante tanto tiempo y no esperaban sino el momento de ser libres. Se reunieron alrededor de su líder; pensaban que eran por fin libres de todos los obstáculos para comenzar a operar la mina de Arizona. ¿Cuál fue su sorpresa cuando, después de este ultimátum, Gaston dijo que dejaba a todos en libertad de seguirlo o retirarse? Se oyeron risas, gritos, abucheos a Su Excelencia, Blanco, cuya noble misiva fue clavada en el tronco de un árbol como en una picota. Estos primeros movimientos fueron sucedidos por amenazas y gritos de venganza. Ni siquiera falta mencionar que ninguno abandonó el campamento.

En una respuesta digna y fría, Gaston demostró claramente en qué desórdenes administrativos se encontraba este pobre México. Recordó una carta del señor Levasseur, del 12 de julio de 1852, de la Ciudad de México, en la que le dijo que todo estaba arreglado, que el general Blanco había recibido instrucciones especiales... Luego le preguntó si el contenido de estas instrucciones incluía el requisito de la desnacionalización. Gaston concluyó diciendo que, por su parte, rechazaba absolutamente las tres cláusulas del ultimátum. O las autoridades de México jugaban con el señor Levasseur o el general Blanco se burló abiertamente de las órdenes del gobierno central.